Conducir en la temporada de lluvias en Costa Rica

Nacionales

Clima en Costa Rica

En Costa Rica, el clima se divide principalmente entre la estación seca (de diciembre a abril) y la estación lluviosa (de mayo a noviembre). Generalmente, los primeros meses son más soleados y secos, y es a partir de la mitad del año que empieza la llamada “época de transición” hasta septiembre. En estos días, el clima puede variar a lo largo del día de calor intenso a tormentas eléctricas.

 

Después de septiembre, comienza oficialmente la época lluviosa, que es más fría y con vientos. Esto se mantiene hasta diciembre, donde se tienen días soleados pero muchos vientos.

 

Sí es importante recordar, que las lluvias no son constantes en todo el país, si no que mientras el Pacífico Central y el Valle Central tienen la temporada verde de marzo a noviembre, en la costa del Caribe existe otro clima siendo la época más soleada en octubre.

 

Si desea conocer más de las épocas para viajar a Costa Rica, le recomendamos este blog

https://www.adobecar.com/explore-costa-rica/mejor-epoca-para-viajar-a-costa-rica/

 

Conducir con lluvia

 

Una de las condiciones climáticas que más puede generar accidentes, es sin duda la lluvia. Ya sean pequeños aguaceros o fuertes tormentas eléctricas, cada condición climática genera problemas a la hora de la conducción que puede afectar su manera de manejar.

 

Uno de los principales consejos para conducir con lluvia es reducir la velocidad. Esto es fundamental, ya que podría perder visibilidad y las condiciones de la carretera pueden provocar la pérdida de fricción, haciendo que el sistema de frenos no siempre le permita detenerse a tiempo.

 

De la mano de este consejo, viene el aumentar la distancia de seguridad entre vehículos, ya que si hay aceite en la carretera, por ejemplo, podría perder el agarre efectivo de los neumáticos y terminar por chocar contra otro vehículo.

 

En el caso de las acciones de frenado, por las razones anteriormente mencionadas, es importante no frenar de golpe, ya que esto podría hacer que el vehículo se ladee o resbale hacia adelante o atrás, provocando accidentes. Lo mejor es que con la distancia adicional de seguridad y la velocidad reducida que ya maneja, se frene de forma gradual, asegurándose de que el vehículo pueda detenerse de forma lenta y a tiempo.

 

Especialmente cuando las lluvias son muy intensas o si hay neblina, es buena idea prender las luces del auto, algunos modelos ya lo hacen de manera automática, pero si su vehículo no lo tiene, es mejor hacerlo, ya que ayuda a ser más visible para otros conductores.

 

En el caso de que las precipitaciones sean muy intensas, es preferible no manejar con lluvia y detenerse en una zona de parqueo adecuada, esperando que pase la tormenta. Esto también aplica en el caso de las tormentas eléctricas, o si hay mucha lluvia que podría provocar la caída de árboles, rótulos u otros.

 

Aquaplaning, un fenómeno peligroso

 

Con las lluvias intensas, los abundantes charcos y zonas inundadas en las calles en mal estado son un peligro al que los conductores se enfrentan de forma diaria. Aunque el vehículo cuente con una altura adecuada para pasar por la zona, se debe tener mucha precaución, ya que si no se frena y se pasan estas zonas de forma lenta y con mucha precaución, el agarre y estabilidad se pierde.

 

Este efecto se conoce como aquaplaning, donde las llantas no pueden tocar el asfalto y quedan en el agua, lo que hace que el vehículo ladee, patine o pierda la capacidad de frenado. Esto es una de las principales causas de accidentes en calles mojadas.

Prevención y mantenimiento

Antes de que la época lluviosa inicie, es importante preparar los carros para las lluvias, esto incluye la revisión de su adecuado funcionamiento.

 

Es prioritario revisar el buen estado de las escobillas, el hule debe estar en perfecto estado y deben moverse de forma adecuada. Otro punto que no puede descuidarse es verificar los frenos, desde los líquidos a las fibras y platos, para asegurarse que si se necesita frenar a fondo no habrá problema.

 

Otra revisión que no puede dejar de realizarse es el aire acondicionado y los sistemas de calefacción de los vidrios traseros. Estos evitan que se empañen los vidrios, lo cual es vital para mantener la visibilidad bajo la lluvia.

 

Recuerde además, mantener sus llantas en buen estado, verificar que sigan teniendo una buena tracción y que el carro se encuentre alineado correctamente, para evitar que al conducir bajo la lluvia, el carro se ladee y pierda el control.

 

Como consejo final, siempre mantenga la precaución al volante, como no usar celulares u otros dispositivos que le distraigan de la carretera, y mantenerse siempre atento a su alrededor, ya que otros conductores y peatones podrían aparecer en su camino.

Nunca pase ríos con su carro

No está demás señalar, que nunca se deben cruzar ríos con los vehículos, ya que estos pueden sufrir daños por el agua, y en el caso de pasar por ellos cuando esté lloviendo, la cantidad de agua, lodo y materias sólidas como ramas de árboles y piedras pueden dañar seriamente el vehículo.

 

En los casos más graves, los vehículos pueden quedar atrapados y en caso de una cabeza de agua, esta podría arrastrar el carro siendo un verdadero peligro para la vida de sus ocupantes.

 

Rente en temporada de lluvias

Si necesita un vehículo para no mojarse mientras hace mandados en San José o cualquier otra zona del país, no dude en contactarnos por esta página para realizar la renta del vehículo de su elección.

 

Déjenos su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *